Buscar
Boletines informativos
 
UNIVERSIDAD DE COLIMA
Dirección General de Información
Boletín de Prensa

SISTEMAS DE CAMBIO FLEXIBLES DAÑAN ECONOMÍAS POBRES: EL NOBEL R. MUNDELL


Robert Mundell, premio Nóbel de ciencia económica 1999, inauguró el Congreso Internacional de Economía que organiza la Universidad de Colima, con la conferencia: La nueva arquitectura monetaria y financiera internacional, este lunes por la mañana en el hotel Karmina Palace de Manzanillo, Colima.

Con el auditorio lleno de estudiantes y profesores de economía, R. Mundell habló de lo importante que es, para una economía global como la nuestra, tener una moneda única. Él fue, por cierto, uno de los promotores e impulsores del euro.

Por casi dos horas, este profesor-investigador de la Universidad de Columbia, nacido en Canadá, contó la historia de los sistemas monetarios durante los últimos 200 años, sus crisis periódicas, y habló con insistencia del problema de los tipos de cambio flexibles y un poco del caso China y su sistema monetario, tan separado de otras economías hasta 1994, cuando se ancló en el dólar.

Vestido con un traje oscuro de rayas blancas y una corbata azul con diseños de hojas, R. Mundell mostró el conocimiento profundo que tiene de las economías mundiales y cómo, luego de sucesivas crisis o caídas de la economía mundial, cuarenta y cuatro naciones ricas se juntaron en Breton Woods, Estados Unidos, en 1944, para unificar los criterios a seguir en materias como el tipo de cambio o la paridad oro y dólar.

Un año después de la reunión, estas naciones crearon el Fondo Monetario Internacional. Desde entonces, el dólar fue una moneda de uso corriente en los sistemas monetarios de casi todos los países. Estados Unidos fijaba el precio del oro y los demás países el precio del dólar, situación “asimétrica” que duró hasta 1971. “Los EU podían, dijo, convertir el dólar en oro, pero el problema con los demás países era mantener sus divisas convertibles al dólar”.

Cuando se colapsó este modelo económico, “mucha gente culpó al sistema de tipo de cambio fijo, y eso es una tontería. Los sistemas de tipo de cambio fijo han funcionado por miles de años y han sido el sistema principal donde el dinero es una medida de valor. Es mucho mejor que el precio del dinero sea fijo”.

Según R. Mundell, lo que falló en este sistema, que los economistas llaman de Breton Woods, fue la situación difícil generada por la segunda guerra mundial, por la posguerra, la guerra de Corea y sobre todo por la especulación con el oro y el dólar.

Agregó que, entonces, “el mundo se tropezó en lo que son los tipos de cambio flexibles, y llevamos desde los setenta con este sistema. Seguimos con tipos de cambio flexibles, pero vemos que empieza a verse un cambio en el sistema porque ahora, con la creación del euro, surge un nuevo elemento en donde todos los países europeos a quienes les chocaba la idea de un tipo de cambio flexible, querían regresar al sistema de tipo de cambio fijo, pero no con el dólar, sino entre ellos mismos. Entonces formaron el sistema monetario europeo y decidieron, con el tratado de Maastrich (1992), especificar un plan monetario para la Unión Europea. En el 99 decidieron tener una moneda común y luego volvieron al sistema de tipo de cambio fijo. Tres años después crearon una misma divisa, el euro, que se convirtió en el 2002 en una moneda común”.

Para mantener un sistema de tipos de cambios equilibrado, agregó, es necesario tener “una prudencia fiscal”, esto es, balancear el presupuesto o tener por lo menos una deuda pública baja. Y bajar los niveles de gastos gubernamentales, sobre todo.

El caso de México, comentó, es el mismo de las economías que no son líderes y que para darle valor a su moneda deben “anclarla” a otra más fuerte, principalmente al dólar. Por eso, agregó, “si esa ancla que es Estados Unidos fuera estable, México sería estable. Pero si vemos que EU no tiene estabilidad, México, por lo tanto, no será estable”. Antes, México estaba anclado a la plata, como China.

De acuerdo con él, los sistemas de cambio flexibles son terribles cuando se aplican en las economías pobres, ya que generan crisis y hasta hambrunas. Asia, dijo, tuvo sus crisis de los últimos años debido también a sus tipos de cambio flexibles.

Para Robert Mundell, no tiene sentido mantener un área de libre comercio mundial si se siguen manteniendo los tipos de cambio flexibles, algo que provoca grandes fluctuaciones “que no compensan las ganancias”.

Su propuesta, en términos bastante generales, es procurar tipos de cambio fijos y crear una moneda única o monedas regionales, porque piensa que un estado-nación no es un ente natural para mantener por sí mismo el valor de una divisa. Tiene ya incluso un nombre para dicha moneda: Intor. El problema para cambiar a una moneda común, finalizó, siempre es y ha sido político, a pesar de que según él traería grandes beneficios económicos a todos. Los gobiernos, comentó por último, prefieren mantener cierta autonomía.

FUENTE: Dirección General de Información

Perfil de alumno
Perfil de trabajador
Perfil de visitante
© Derechos reservados 2007, Universidad de Colima. Página desarrollada por la Dirección General de Servicios Telemáticos.
Av. Universidad #333. Colonia Las Víboras. C.P. 28040. Colima, Col., México. Tel (+52) 312 31 6 10 00.