Boletines informativos de la Universidad de Colima

29 de Enero de 2010

OFRECEN PLÁTICA SOBRE CÁNCER DE MAMA A LAS UNIVERSITARIAS


*La orientación para prevenir este mal se hizo después de la entrega de despensas

Por conducto de Susana Ortuño de Aguayo, presidenta del Voluntariado, la Universidad de Colima hizo entrega de las despensas mensuales a los trabajadores de servicios generales y secretarial de la casa de estudios.

La esposa del rector Miguel Ángel Aguayo López entregó los paquetes personalmente y felicitó a los trabajadores universitarios por su labor y dedicación para realizar un trabajo intenso durante al año anterior e hizo votos porque esta actitud prosiga y se extienda a 2010, que permita a la institución educativa mantener un ritmo constante de labores.

Explicó que durante las visitas mensuales que se realizan a cada una de las delegaciones se impartirán breves charlas, orientadas a prevenir algunas enfermedades y con el fin de reforzar las acciones que en materia de salud se han venido procurando entre la comunidad universitaria.

En esta primera visita, Víctor Zepeda Pamplona, coordinador de Servicios Médicos de la casa de estudios y Roberto Aceves, responsable del modulo PREVENIMSS del campus central expusieron algunos datos respecto al cáncer de mama, en donde invitaron a la población femenina a tomar una mayor conciencia y realizar las revisiones de manera periódica.

A partir de la información proporcionada se intenta sensibilizar a las mujeres, principalmente, para que cuanto antes se realicen un autodiagnóstico, porque de esa manera será menos complicado erradicar la enfermedad del cuerpo. Este tipo de cáncer es el más frecuente en la mujer.

El cáncer de mama es una enfermedad que cada día cobra la vida de muchas mujeres de todas las edades, y aunque se tiene registro de mujeres menores de 35 años que han sido afectadas por el mal, es más probable en aquellas mayores de cuarenta años.

De los factores de riesgo que se presentan con mayor frecuencia están los genéticos, la edad -se presenta con mayor incidencia después de los 45 años y posterior a la menopausia-; los antecedentes gestacionales -es más frecuente en mujeres que tuvieron su primer hijo después de los treinta años o que nunca engendraron-; los antecedentes de salud -las que ya tuvieron cáncer en un seno, están más propensas a desarrollarlo de nuevo-; los de desarrollo sexual -aquellas mujeres que presentaron menstruación temprana o menopausia tardía tienen más probabilidades que otras- y por último, el estilo de vida y los factores del ambiente -existen muchas sustancias cancerígenas que favorecen su desarrollo, entre ellas las que contiene el cigarro-.

El dolor de las mamas y la presencia de bolitas o tumores no siempre son signos de cáncer, y en la mayoría de los casos las afecciones que se presentan son benignas, sobre todo durante la adolescencia; no obstante, es el médico, a través de algunos estudios, el que puede descartar la existencia de esta enfermedad. Por lo que es importante una revisión constante.

Junto con esta información se entregó un folleto en el que se explica el método de autoexploración como una medida preventiva.

FUENTE: Dirección General de Información