Boletines informativos de la Universidad de Colima

27 de Enero de 2010

SEGÚN LA MICROZONIFICACIÓN, COLIMA DEBE CRECER HACIA VILLA DE ÁLVAREZ


*Javier Lermo Samaniego ofreció una conferencia en la Universidad de Colima dentro del Simposio sobre el Sismo de Tecomán

La propuesta de un nuevo sistema de clasificación de terrenos en Colima y Villa de Álvarez, con fines de diseño sísmico presentada por el especialista mexicano en peligros, macro y microzonificación, Javier Lermo Samaniego, podría tener utilidad para las autoridades y estudiosos del tema en la reorientación y reordenación del desarrollo urbano de la cabecera municipal de esta entidad.

Éste fue uno de varios estudios especializados en temas de sismología expuestos durante el Simposio sobre el Sismo de Tecomán, efectuado en las instalaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de Colima.

Maestro en ingeniería, Javier Lermo, de la Universidad Nacional Autónoma de México dictó la conferencia denominada Microzonificación sísmica de la zona conurbada Colima-Villa de Álvarez, donde aseguró que con técnicas especializadas de equipo muy sensible se hicieron lecturas de la vibración ambiental en las zonas afectadas y no afectadas por el sismo del pasado 2003 en Colima.

Las causas de vibración ambiental van desde aire, ruidos, ciclones y huracanes, paso de personas, vehículos, transportes de carga y, por supuesto, sismos. El instrumento que mide la vibración ambiental es el acelerógrafo que fue introducido en Japón desde los años cincuenta.

“Los daños visibles del sismo del 2003 y las mediciones de vibración coincidieron en que la zona del Centro Histórico, Lomas y Villa de Álvarez presentan un importante riesgo debido al terreno. En la Villa se presentó el fenómeno de licuefacción y se observaron volcancitos de tierra y debilitamientos de calle”, explicó el expositor.

Por ello, concluyó, con base en su mapa de microzonificación, las zonas entre los ríos El Manrique y Pereyra son riesgosas debido al tipo de suelo. “Algo que es muy importante y que la gente ha olvidado, para mí la parte integral de esta ciudad, son los ríos, estos ríos que bajan y parecieran desaparecer en el centro pero van por debajo; es una zona muy húmeda y con escurrimientos, es un riesgo muy grande y nunca será compacto”, aseguró con la certeza de sus investigaciones y las de ingenieros colegas de él.

Lermo Samaniego enfatizó, asimismo, que lo necesario en esos terrenos son más estudios técnicos a detalle, estudiar las corrientes de agua a dos o tres metros de profundidad. “En el caso de los daños en la zona de Lomas, con mejores construcciones, dijo que cualquier error pequeño en la construcción de las casas puede salir muy caro ante un sismo importante, como el experimentado hace siete años”.

Es justo, añadió el experto para concluir, que se empiece a normar con base en los resultados de la vibración ambiental; “podríamos decirle a nuestras autoridades que la ciudad debe crecer hacia Villa de Álvarez, después del Río Pereyra", terminó su participación Javier Lermo Samaniego.

En las preguntas de los asistentes, se pidió realizar estudios de vibración ambiental para Manzanillo, a lo que el conferencista respondió que desde 1949 existe la microzonificación que fue actualizada con el sismo de 2003 y últimamente con la ampliación del municipio. “Se tienen las amplificaciones, la estatigrafía, el basamento, lo que ahora se necesita es llevar esta información a las autoridades”.

Por su parte, el catedrático de la Facultad de Ingeniería Civil, Eduardo de la Fuente Lavalle, preguntó sobre antiguos rellenos en la zona afectada de Villa de Álvarez a lo que el especialista de la UNAM recomendó hacer estudios densos, “y con más técnicas para conocer el comportamiento, ya que allí hay paquetes de arenas y detallar qué zonas sí o cuáles no tienen este relleno superficial ya sea arena, basura u otra cosa”.

FUENTE: Dirección General de Información