Boletines informativos de la Universidad de Colima

15 de Enero de 2010

LA VEJEZ EN EL CAMPO SE ASOCIA DIRECTAMENTE CON LA POBREZA


*Señala la investigadora de la Universidad de Colima, Mireya Arias, al participar en el Seminario de Estudios de Indigenismo y Desarrollo Comunitario en Estados Unidos y México

Dentro de las conferencias del Seminario de Estudios de Indigenismo y Desarrollo Comunitario en Estados Unidos y México, Mireya Arias Soto, investigadora de la Universidad de Colima presentó la ponencia Las Familias Rurales, la Vejez y la Pobreza en la Comunidad de Zinacamitlán, Ixtlahuacán, en donde abordó los diversos aspectos que rodean esa condición, basado en un estudio cualitativo en personas mayores de sesenta años.

En el evento organizado por la Facultad de Economía de la Universidad de Colima, la estudiosa se refirió a que esta población fue seleccionada para dicho estudio por ser considera por la Comisión Nacional de Evaluación para la Política de Desarrollo Social con un nivel alto en rezago educativo, además de que la mayor parte de la población son personas de la tercera edad con ingresos mensuales menores a los doscientos pesos, y con escasez de varios servicios básicos.

En su trabajo, Mireya Arias destacó que la pobreza no se enfoca únicamente al aspecto económico, sino también emocional, ya que muchos adultos mayores se encuentran en estado de abandono por parte de sus familias o parejas. “Por estas razones la vejez se encuentra relacionada con la pobreza, ya que por su edad o el deterioro de sus capacidades no pueden desempeñarse en el mundo laboral”.

Para concluir su intervención, la investigadora manifestó la necesidad de evaluar los programas de tipo social, ya que no todas las personas mayores de sesenta años tienen acceso a ellas o es muy escaso el apoyo que se les otorga, además de que la aplicación de leyes a favor se este grupo vulnerable se torna ineficiente; “se advierte la falta de atención de los prestadores de servicios y diseñadores de políticas públicas a favor de este grupo etéreo”.

Más adelante, otro de los ponentes del Seminario, Renato González Sánchez, profesor de la facultad convocante, habló de la Programas de desarrollo rural y comunitario, donde destacó la labor que ha venido desarrollando la Dirección General de Vinculación con el Sector Social de la propia Universidad, en la creación de planes de desarrollo comunitarios, que han servido como detonadores no sólo en beneficio de la sociedad, sino también de los mismos estudiantes y egresados de la casa de estudios.

Entre algunos de los programas que se han implementado en las comunidades de Ixtlahucán, Comala y Coquimatlán, dijo el profesor, se encuentran los clubes infantiles en donde los niños aprenden mientras se divierten, y la escuela para padres, aunque reconoció que este trabajo no es suficiente porque se vuelve necesario conseguir recursos para poder dar continuidad a los diversos proyectos que se tienen para estos lugares.

Una más de las ponencias fue la del profesor investigador Carlos Bonilla, quien habló de su experiencia en Programas de Desarrollo Rural.

La presentación del académico se basó principalmente en su investigación sobre el impacto del Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares Urbanos (PROCEDE), el cual se desarrolló de 1992 a 2006 como un instrumento que diera certidumbre jurídica a la tenencia de la tierra, regularizar los derechos agrarios, y otorgar certificados de propiedad individual a los ejidatarios.

Dijo, asimismo, que en su caso investigó los alcances de este programa federal en la Huasteca Potosina con el apoyo del Fondo Ramón Álvarez Buylla y su hipótesis de partida fue que un ordenamiento territorial no se puede llevar a cabo si no se resuelven los problemas de tenencia de la tierra, ya que deben considerar en su etapa de caracterización y diagnóstico un análisis de la tenencia de la tierra.

Según explicó los pasos metodológicos para lograr este análisis incluye un trabajo previo de investigación, la formación de un equipo de trabajo, labor de campo, recorridos de la región de estudio, contactos con autoridades de esa misma o, reuniones con miembros de la comunidad, selección de comunidades, aplicación de entrevistas comunales, aplicación de mapeo participativo e implementación de talleres como capacitación diagnóstico mapeo y verificación.

Algunas de las instituciones, explicó finalmente, que sirven de apoyo para el trabajo documental son el Registro Agrario Nacional (RAN) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Actualmente Bonilla desarrolla este trabajo de investigación específicamente en ejidos de Cofradía de Suchitlán y Nogueras, pero se pretende abarcar todos los del municipio de Comala.


FUENTE: Dirección General de Información