Boletines informativos de la Universidad de Colima

25 de Junio de 2014

Sal de Cuyutlán y miel colimense, en vías de obtener denominación de origen y marca colectiva, respectivamente


*El proyecto es un trabajo conjunto entre la Universidad de Colima, el Gobierno del Estado mediante la Secretaría de Fomento Económico, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y los propios productores, con el fin de elevar la competencia de tales mercancías e impactar positivamente en la economía colimense.

Con la finalidad de obtener la denominación de origen de la sal de la laguna de Cuyutlán y organizar a productores de miel del estado bajo una marca colectiva, se realizaron desde el mes de febrero en la Universidad de Colima, una serie de sesiones de integración y talleres para capacitar a los productores locales sobre los procedimientos necesarios para registrar sus productos bajo tales figuras de propiedad industrial, lo cual permitirá elevar la competitividad de los mismos.

Lo anterior forma parte de un proyecto financiado por un fondo mixto entre el Gobierno del Estado y el CONACYT, el cual busca impulsar a los sectores productivos de nuestra entidad para generar mayores ventajas competitivas mediante figuras de propiedad industrial. La Universidad de Colima respondió a esta iniciativa por parte del Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Fomento Económico y por ello ha trabajado en la asesoría, capacitación e integración de los productores de sal y miel.

El pasado sábado 21 se llevó a cabo uno más de esta serie de talleres, que en esta ocasión correspondió al tema de las figuras societarias. La investigadora de la Facultad de Derecho y responsable técnica del proyecto, Arianna Sánchez Espinosa señaló que en esta sesión se citaron tanto a los productores de miel como a los salineros, “con la finalidad de que intercambiaran experiencias que permitan consolidar el proceso para las solicitudes de registro, que serán presentadas al Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) en el mes de septiembre”.

La investigadora informó, además, que parte de la riqueza de este proyecto consiste en que están involucrados no solamente integrantes de la Facultad de Derecho, sino también catedráticos y estudiantes de Ciencias Químicas, de Economía, Mercadotecnia y de la Facultad de Arquitectura y Diseño, pues se trata de un proyecto trans-disciplinario. “La Universidad de Colima tiene toda la capacidad y el personal especializado para cumplir con este y cualquier otro proyecto”, aseguró.

Por su parte, la directora del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología de Colima (CECYTCOL) Gloria Margarita Puente de la Mora, señaló que esta iniciativa es parte de uno de los proyectos de alto impacto que el Gobierno del Estado ha impulsado a través de la Secretaría de Fomento Económico: “Su objetivo fundamental es que los participantes puedan producir más y vender mejor sus productos”.

La funcionaria, quien también se desempeña como secretaria administrativa del fondo mixto del cual provienen los recursos, señaló que éste es el inicio para detonar una serie de proyectos bajo el concepto de la triple, e incluso cuádruple hélice, que consiste en un trabajo colaborativo entre Gobierno del Estado, el sector productivo, la academia y, en determinado momento, la sociedad civil. “Es muy importante poder generar mecanismos de apoyo para tratar de respaldar una necesidad que ha surgido, en este caso, de los propios productores”.

En breve intervención, la representante de la Secretaría de Fomento Económico del Gobierno del Estado, Brenda González Cortés, informó que este proyecto se desarrolló como respuesta a las solicitudes que los propios productores hicieron al gobernador, Mario Anguiano Moreno, para impulsar la sal y la miel de Colima y, en este sentido, la intención de la administración estatal a través del fondo mixto con el CONACYT, es brindar herramientas para potenciar este sector de la economía.

Añadió que este proyecto servirá también para establecer un modelo que permita servir de guía para otros sectores productivos del estado; asimismo, agradeció a la Universidad de Colima, “la cual se ha desempeñado como responsable técnica del proyecto a través de la Facultad de Derecho”.

Por parte de la consultora que encabeza el doctor en derecho José Guillermo García Murillo (la cual tuvo un cometido importante en éste proceso de información, organización y capacitación de los productores) vino a Colima éste sábado un master en derecho privado, quien desarrolló el tema de las figuras societarias.

El trabajo con los salineros y apicultores continuará sin interrupción, aún dentro del periodo vacacional de la Universidad de Colima, pues para el mes de septiembre se estarán presentando ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial tanto la solicitud de Denominación de Origen para la sal, como la Marca Colectiva en favor de los apicultores.

Para ello se requiere cumplir con numerosos requisitos de forma y fondo, presentar al Instituto información validada, terminar de consolidar la organización de ambos grupos de productores, tener el diseño gráfico que distinguirá tanto a la marca como a la denominación de origen, y estudios químicos concluyentes, entre otros factores en los que se ha estado trabajando en la Universidad en estrecha comunicación con la Secretaría de Fomento Económico del Gobierno del Estado.

FUENTE: Dirección General de Información